Retrete

Cada huida al baño era sinónimo de tres cosas de las que ninguna se salvaba de cierta evasión de la realidad en busca de un universo opuesto a lo que sucedía afuera: masturbarme, leer y escribir.